02-10-2018 | Dermoconsejera | Piel

Tu piel en otoño

Gracias a las múltiples campañas de concienciación, la mayoría de nosotros sabemos lo importante que es proteger nuestra piel del sol durante el verano. Sin embargo, cuando llega el mal tiempo, nos relajamos.

Con dos inconvenientes añadidos. El primero: es precisamente durante el otoño cuando aparecen las manchas y todos los problemas derivados del exceso de sol y calor. Y el segundo: el otoño es una estación complicada por los cambios continuos de tiempo, que repercuten directamente sobre el estado de nuestra piel.

Pero no todo son malas noticias... cuidar y lucir una piel bonita en otoño, ¡es fácil!

 

1. Higiene... pero sin pasarse

La piel necesita que la limpiemos de forma adecuada. Hay que mantener la piel limpia pero sin excederse tanto en el uso de jabones como en la frecuencia del aseo. Ducharse una vez al día suele ser suficiente. Y respecto al uso del jabón: utiliza un jabón suave y utilízalo solo para las zonas más sudadas. Y no necesitas esponjas: frotarse con las manos es más que suficiente.

Además, la higiene diaria la debemos realizar con agua no demasiada caliente. Por mucho que el cuerpo nos pida una ducha caliente y larga, no debemos caer en la tentación. Recuerda que el agua caliente daña la epidermis. Lo ideal: duchas cortas con agua templada.

Tras el verano también es conveniente una exfoliación suave, que respete la piel, pero que se lleve todas las células muertas. Y si usamos maquillaje hay que desmaquillarse siempre antes de irse a dormir. Como seguro ya sabes, un maquillaje mal eliminado puede provocar muchos problemas en la piel.

 

2. Hidratar la piel

Tanto la cara como el cuerpo. Piensa que, sobre todo brazos y piernas, han estado muy expuestos al sol y al calor. Conviene hidratarlos bien. Y sin embargo, la parte de nuestro cuerpo que más sufre los rigores del tiempo es el rostro. En verano el sol, el calor, el mar y la piscina. Y ahora el viento, el frío, el sol y la contaminación.

Encuentra la crema ideal para ti. Tan importante es usar una buena crema como escoger la crema que te conviene.

Y si hablamos de hidratar, también hablamos de beber agua. Unos 2 litros diarios. Y lo recordamos, sobre todo en esta época del año, porque como ya no hace tanto calor como en verano a veces no sentimos la necesidad de beber agua.

 

3. Usa protección solar

Los rayos solares resultan nocivos no solo en verano; conviene utilizar crema protectora todo el año.

Aunque haya disminuido el índice UVA y te parezca que no hace sol, ¡sí hace sol! Aplicar diariamente fotoprotector sea la época del año que sea en las zonas expuestas, ayudará a mantener tu piel joven y sin manchas.

 

4. Antioxidantes por dentro y por fuera

La vitamina C es el antioxidante más extendido. En forma de ampollas para la piel facial, ayudando a dar luminosidad y combatiendo el proceso oxidativo, pero también a través de la ingesta de frutas, verduras y zumos naturales, que desde el interior también proporcionan a la piel efectos muy beneficiosos.

 

5. Tratamientos despigmentantes

El momento ideal para eliminar manchas de la piel es después del verano. Aprovecha ahora y descubre que, muchas de tus manchas, se pueden eliminar con un buen tratamiento dermocosmético.

 

6. Vida sana

Comer sano, hacer ejercicio, limitar el alcohol al mínimo y dejar de fumar. Todo contribuye a disfrutar de una buena piel. Al principio puede parecerte duro. Pero créenos, los resultados no tardan en aparecer. El cuerpo es muy agradecido. Escúchalo y dale lo que necesita. Y por supuesto, practica el Smart Aging: vive y sé feliz. O como muchos nos repetimos como un mantra cada mañana... ¡“Hakuna matata”!


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.